Ruta Maya:

 En El Salvador existieron poblaciones indígenas a lo largo de El Salvador. Las principales fueron mayas, pipiles y chorotegas. Existen varios sitios arqueológicos, tales como Joya de Ceren en el departamento de La Libertad y las ruinas del Tazumal localizado al norte del país, en la ciudad de Chalchuapa, departamento de Santa Ana. Estas son una de las más grandes, y se dice que debajo de toda la circunferencia de la ciudad, se encuentra la ciudad antigua de los indígenas que habitaron la zona. 

Joya de Cerén:

  

En la región central están las ruinas de San Andrés y las Joyas del Cerén. Al Sur, se encuentran las ruinas de Quelepa en el departamento de Morazán.

Joya de Cerén fue una comunidad maya que sufrió la misma catástrofe que la antigua Pompeya, sin la pérdida de vida humana. Los arqueólogos no encontraron osamentas humanas en sus excavaciones, lo que indica que la población tuvo tiempo de salir huyendo antes de perder la vida. Sin embargo, dejaron todas sus pertenencias, y esto se ha convertido en una ventana a la vida maya. Las casas de adobe quedaron perfectamente preservadas, al igual que un centro comunitario y hasta un baño sauna. Esto lo tomaron como evidencia de que la comunidad tenía un buen nivel de vida. Hoy día los artefactos están reunidos en un museo que además presenta posibles escenarios de la vida en el pueblo. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

San Andrés:

  

A solo 30 minutos de la capital se encuentra este exquisito conjunto de centros ceremoniales, patios y pirámides construidas entre los años 300 A.C y 600 D.C donde vivían los altos dignatarios mayas. Si usted es amante de la arqueología puede visitar 3 grandes sitios arqueológicos durante el mismo recorrido, (Tazumal, San Andrés y Joya de Cerén).

Los Mayas originales quienes vivieron en las regiones montañosas ahora conocidas como El Salvador, florecieron a lo largo de la edad dorada del período clásico hasta comienzos del décimo siglo, fue entonces que la civilización llegó a la cúspide sobresaliendo en arquitectura, arte y ciencia.

Un exquisito conjunto de centros ceremoniales, patios y pirámides construidas entre el año 300 A.C. y 600 D.C. donde vivan los altos dignatarios mayas han sido preservados en San Andrés, El Salvador.

La empresa